Google

miércoles, noviembre 02, 2005

El PP y el Estatut

La bis cómico-patética del diputado del PP, D. Eduardo Zaplana, máximo exponente de arribismo como arte, ha brillado de nuevo con gran fulgor al anunciar la inminencia del recurso ante el Tribunal Constitucional que va a presentar su partido contra la tramitación en el Congreso de los Diputados del Proyecto de Reforma del "Estatut de Catalunya". Aunque en esta actuación hemos echado en falta la inestimable colaboración de su pareja cómica, el sr. Acebes, que le da el contrapunto fanático-religioso que tanta hilaridad provoca en el auditorio, nada ha desmerecido tan magno acontecimiento cómico-circense.
El PP, ha presentado, también ante el TC - deben de estar hartos de ellos ya a estas alturas -, un recurso contra el matrimonio homosexual por considerarlo herético, ya que en su opinión va contra la ley de Dios, que es la única ley que parecen valorar en su justo término, al atentar contra el sagrado sacramento del matrimonio que "debe ser" como Dios manda, o sea, heterosexual, como el de Cascos. Por cierto, que en este recurso faltan algunas firmas, sobretodo la del Presidente, bueno, uno de los Presidentes, el que habla en el Congreso, el de barbas, el sr. Rajoy, que clama contra el matrimonio herético pero luego esconde la mano con que mece la cuna conservadora o reaccionaria, según se mire.
Vivimos una era caracterizada por el recurso ante el TC para defender la Constitución de 1978 precisamente por aquellos que no la votaron porque, en su opinión, atentaba contra la sacrosanta unidad de destino en lo universal de la indivisible patria de todos los españoles, o sea, España. Ni siquiera el dúo cómico-patético de Zaplana y Acebes consigue diluir la percepción, no sé si generalizada, de la esquizofrenia colectiva en la que vive sumido el principal partido de la oposición. En medio de este lío, sale el sr. Zaplana y asegura que los "servicios jurídicos" del PP están ultimando la presentación de un recurso contra un texto que no tiene rango de ley y contra el que ningún mandril tendría la intención de recurrir al TC, sobretodo porque no tiene sentido que el TC decida sobre la inconstitucionalidad de textos no legislativos. A lo mejor al sr. Zaplana le da por presentar un recurso de inconstitucionalidad contra las memorias de su lider espiritual, el profeta Aznar (Aznarías), porque a todos los efectos, el TC lo va a mandar a pastar fango en cualquiera de los casos.
Pues nada, que con su pan se lo coman y con su vino se lo beban.

1 Comments:

Blogger Kickg said...

Hola!

Ya he puesto un link en La Era ZP, espero que tengas mucha suerte y que actualices mucho que es lo más importante para que el blog funcione.

Aqui estoy siguiendo el debate y del Estatut y muy contento de ver como la izquierda está defendiendo sus posiciones con un estilo que nunca tendrá el partido popular.

EN fín, un abrazo y te visitaré a menudo ;D

8:17 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home